Como convertir un color a blanco en Photoshop

En este tutorial vamos a mostrar de qué manera podemos convertir cualquier color a blanco utilizando Adobe Photoshop. En el ejemplo vamos a hacerlo con esta foto de Unsplash, pero podéis utilizar cualquier fotografía, siempre y cuando sigáis los pasos. Lo que vamos a hacer es convertir este loro de color azul a color blanco, intentando que el resultado quede lo más realista posible.

Nota: El proceso es exactamente el mismo sea cual sea el tipo de imagen que queremos convertir, pero algunos de los ajustes que aplicaremos variarán en función de las condiciones de cada fotografía.

Seleccionando la zona para pasar a blanco

El primer paso es seleccionar el área que queremos convertir a blanco. En nuestro caso va a ser el plumaje del ave, que iremos seleccionando con el lazo poligonal. Para este paso podríamos usar la varita mágica, el lazo poligonal,  el lazo magnético… dependerá de la fotografía, y de la herramienta que os sea más cómoda. Si vais a utilizar la varita podemos ajustar la tolerancia, y de esta manera definir más concretamente la extensión de la gama de colores que va a seleccionar la varita con cada clic.

En este caso, como hemos dicho, utilizaremos el lazo poligonal para hacer nuestra selección.

Nota: Se recomienda trabajar sobre una copia de la capa para no afectar a la capa original en el caso de que nos equivoquemos. Iremos al panel de capas, clic derecho, ‘Duplicar capa’.

Selección de la zona que vamos a convertir a blanco con el lazo poligonal de Photoshop

Ya tenemos la selección casi terminada. Ahora nos interesa restar los elementos cuyo color no vamos a querer modificar, como por ejemplo los ojos. Para eso, pulsaremos la tecla ‘Alt’ e iremos delimitando la zona que queremos que no forme parte de la selección.

Restar selección en Photoshop, con el lazo poligonal

Una vez tengamos la selección verificaremos que no nos hayamos dejado píxeles sueltos. El siguiente paso, una vez hecho esto, es ir al menú ‘Selección’ en la barra superior y le daremos a / modificar / expandir. Le daremos un valor de 1px. De esta manera la selección se mete hacia el objeto seleccionado y evitaremos que aparezcan artefactos incómodos.

Haremos clic en el botón del panel de capas para crear una nueva máscara de capa y tendremos un recorte perfecto de nuestro objeto. No olvidéis ocultar la capa inferior, si no lo habéis hecho antes, haciendo clic en el ojo.

Icono para crear una nueva máscara de capa en Adobe Photoshop

Según la fotografía, puede suceder que en algunos casos el recorte todavía no sea perfecto. En ese caso, no os preocupéis, podemos mejorarlo mucho más trabajando con el pincel dentro de la propia máscara de capa.

Perfeccionando el recorte

Ahora, si hacéis zoom en el borde que nos ha quedado, podréis ver como en algunas zonas la selección podría mejorar. Eso es lo que vamos a hacer a continuación: con la máscara de capa seleccionada, escogeremos la herramienta ‘Pincel’ y haremos clic derecho.  Elegiremos un pincel suave (en nuestro caso, con un tamaño de 5pt será más que suficiente), con una dureza aproximada de un 60/70%, y con color negro. Pasaremos el pincel alrededor del borde, centrándonos en las zonas más problemáticas, y comprobaremos como se va acercando mucho más a lo que nos interesa.

Eligiendo el pincel, su tamaño, y dureza en Photoshop

Nota: En este paso es importante prestar mucha atención a los detalles, pues cuanto más limpia dejemos la selección, mejor será el resultado que obtendremos al final, pero también es importante no pasarse.

Cambiar el color de nuestro objeto

Con la capa seleccionada, iremos a la parte inferior del panel de capas y crearemos una nueva capa de ajuste de blanco y negro. A continuación se nos abrirá un nuevo panel con una serie de reguladores de color. Lo primero que tendremos que hacer es pulsar en el icono cuadrado ubicado en la parte inferior izquierda de ese panel, que nos creará una nueva máscara de recorte sobre esta capa de ajuste. De esta manera, los efectos que apliquemos van a afectar únicamente a la selección que hemos realizado en los pasos anteriores. Esta capa de ajuste en blanco y negro nos va a permitir trabajar con un resultado realista a la hora de aplicar el color blanco a la fotografía. Si lo hemos hecho bien, en el panel de capas aparecerá una flecha que indica que el ajuste se aplica únicamente en la capa inferior.

Crear una capa de ajuste de Blanco y Negro en Photoshop

Crear una capa de ajuste de Blanco y Negro en Photoshop 2

Es el momento de jugar con los distintos reguladores de color, e incluso podemos partir de alguno de los ajustes preestablecidos, buscando siempre el resultado más realista que nos sea posible. En este punto se trata de tener paciencia e ir regulando los diferentes tonos de la imagen hasta conseguir el punto deseado. Sobre todo, tened cuidado de no sobreexponer demasiado la imagen.

Nota: En nuestro caso hemos utilizado el ajuste preestablecido llamado ‘Filtro Azul’ como punto de partida, y hemos trabajado sobre los tonos azules y cian, ya que son claramente los dominantes en nuestra imagen.

Ajustes finales

Una vez llegados a este punto, ya hemos conseguido un color más o menos blanco en nuestra imagen. Es el momento de dar los últimos retoques a nuestra fotografía. Desde el panel de capas, una vez tengamos la imagen prácticamente blanca, crearemos una nueva capa de relleno de color y le daremos un color blanco total (#FFFFFF). Para ello nos situamos una vez más en los iconos que hay en la parte inferior del panel de capas, pulsamos en el icono que s como un círculo mitad blanco y mitad negro, y seleccionamos ‘Nueva capa de color uniforme’.

Una vez hecho esto, situaremos el puntero entre esta capa y la que queda más abajo, y manteniendo pulsada la tecla Alt, le daremos clic al espacio intermedio entre las dos. Si lo hemos hecho bien, veremos nuestro objeto cubierto completamente por el color blanco. Esta capa que acabamos de crear debemos ponerla en modo de fusión ‘Luz suave’. Si vemos que está quedando demasiado sobreexpuesta, le bajaremos un poco la opacidad.

Aplicando una capa de relleno de color uniforme en Photoshop

En este momento, volveremos a la capa de ajuste de Blanco y Negro y haremos unos pequeños ajustes en los selectores de color, con cuidado de no quemar la imagen. Tened en cuenta que cada imagen será diferente, tan solo debemos procurar que no nos quede ninguna zona demasiado sobreexpuesta.

Equilibrar la temperatura de color

¡Ya casi estamos! Llegados a este punto nos interesa que el tono blanco de nuestra imagen vaya de la mano con el fondo de la fotografía. En este caso lo que haremos será situarnos en la capa superior, y crear una nueva capa de ajuste. Daremos clic en el botón de añadir capa de ajuste / equilibrio de color. Le daremos clic de nuevo al icono para crear máscara de recorte (recordemos, en la parte inferior de este panel que acaba de aparecer). Pulsaremos en el menú desplegable en la parte superior de este panel y seleccionaremos ‘Iluminaciones’.

Editaremos mínimamente los amarillos, rojos y azules para acercar lo más posible la fotografía a la temperatura de color que tenemos en el fondo. Se trata de ajustar un poco el tono general de la zona recortada, para que quede lo más natural posible.

Ajustar los niveles

Para finalizar, crearemos una capa de ajuste, esta vez de Niveles. Nos volveremos a colocar en la parte intermedia entre las dos capas y pulsaremos Alt y clic para señalar que estos ajustes se apliquen únicamente en la zona que hemos creado, y que no afecten al fondo. Iremos jugando con los reguladores para crear una imagen más contrastada, con unas zonas oscuras mucho más realistas.

Conclusión

¡Y este es el resultado! Como veis, hemos logrado un color blanco bastante convincente. Seguramente, si continuáramos trabajando un poco más en las capas de ajuste de Equilibro de color y Niveles lograríamos un resultado todavía mejor, pero para este tutorial ya nos sirve. Ahora es vuestro turno, animaos con vuestras propias imágenes, experimentad, y probad distintas combinaciones. Recordad que con estos pasos podemos convertir a blanco cualquier objeto, incluso prendas de ropa, vehículos, ¡todo lo que se os ocurra! ¡Un saludo! 😉